23/8/13

Interrogante






No sé si son los minutos los que se tropiezan y rompen el silencio, o es la soledad que se muda conmigo y la escucho al acomodar su equipaje. Pueden ser también, sólo suspiros míos que sin destino, vuelven a casa. Guiados por la luz que parece una estrella al poste atada, entran por los ojos de la casa  disfrazados de ventanas.  Me encuentran donde siempre, ni un centímetro más adentro, ni más afuera; con el mismo libro que hiciera que ellos al nacer, escaparan. ¡Ay, que las letras me sangran el alma! y la soledad, me hace desear tener alas.



14/7/13

Hoy voy a pintar




Hoy voy a pintar sobre un lienzo blanco, sin ninguna mácula, esperanza de vida. Tomaré mi paleta de artista con distintos colores, y pondré mariposas, pájaros y flores; ellos volarán, quitando mi miedo, a también hacerlo. Y me vestiré de aroma y de color, dejando atrás mi antiguo traje de duelo.
Vestida mi alma de rosa, maquillada con el rocío de la mañana, hoy pintaré este cielo despejado y en calma. Y también pintaré el silencio con hondas claras.
No pienso olvidar al tiempo,  ocupará todo el espacio en el lienzo, y sobre colocados, algunos dispersos, los demás elementos. Quiero que sea una alegoría a la vida, un completo universo. Han de haber sonrisas anchas y mares inmensos.
Hoy pintaré todo lo que quiero, sin olvidar lo que tengo. Pondré emociones, sensaciones, música e ilusiones para que entre todo se reparta. Que sea un canto a la vida con la fuerza del alma.
Hoy quiero ser como una madre buena, que crea, crece y libera. Hoy voy a pintar.

9/7/13

Ángel de la muerte




Yo abro los ojos esperando ver la vida
y tú, cierras los tuyos misterioso.
Es quizá porque mirarme a los ojos
te hace dueño de mí, y ganas la partida.
Dime, ¿mis ganas de vivir te hacen dadivoso?
¿o es que te ha gustado pasar
a los pies de mi cama, tiempo ocioso?
¿No es la vida un juego de azar?
¿Esta nuestro destino en algún lugar escrito?
Estas dudas castigan mi alma al punto del grito.
Si tu silencio no fuera tan denso
y quisieras decir cuánto es mi tiempo,
podría saber si puedo soñar en ser una rosa
y florecer sintiéndome hermosa.
O respirar otra vez, sin tiempo para otra cosa


12/2/08

Quiero dormir




Quiero dormir

Quiero dormir al final de un día
que haya sido mágico;
para que su magia me acompañe.
Quiero dormir al final de un día,
el final de mi vida.

Lo quiero con una luna plácida de enero,
pronto a entrar febrero.
Tiempo de sutilezas plenas,
tiempo de remembranzas cercanas
y un nuevo año que comienza.

Quiero dormir y viajar
con el año que se fue.
Quiero abrazar y despedirme
del que inicia.

Con él, no recorreré
los días que le siguen
y que no me corresponden;
lo dejaré ir como un amigo
muy nuevo,
que no extrañaré.

 abrazaré los recuerdos
que comparto con el año que se fue;
sean risas o penas, conmigo los llevaré.

Me iré al final del día

 porque no sentiré
que muero,
sino, que anochecí.
Un anochecer placentero,
al final de la vida para mi.


Derechos reservados


Tus ojos




Tus ojos mantienen mi alma viva.
Luz como de mil amaneceres.
No apartes tus ojos vida mía,
que mi alma se inunda de soledades.

No apartes tus ojos,
que la noche se torna traicionera
y se apodera de mi esencia,
por falta de la luz de tus ojos,  

tan vulnerable.

No apartes tus ojos, que sin ellos
mis pensamientos se confunden.
Son tus ojos la luz de todos mis caminos,
protección bendita ante tormentas y arrecifes.


No apartes tus ojos, vida mía,  no los apartes;  
no permitas que las sombras me abracen.
Abrázame tú y con la luz de tus ojos,
disipa para siempre mis sombras,
compañeras silentes de mis soledades.






Derechos reservados


De mis sueños

Fotografia de Alejandro Castedo Dominguez

De mis sueños

Si la muerte viene 
a buscarme
mientras duermo.
Sentiré no despedirme 
y no darte un beso.
Sentiré cuando el tiempo
me borre de tu recuerdo.


He vivido con mis sueños,
he gozado con ellos.

En ellos te he tenido,
en ellos te llevo.

Me permitieron volar,
tomar entre mis manos

un pedacito de cielo.
me han dado las caricias,
 los besos, el amor,
que en mi realidad
nunca me dieron.

Cuando mi piel clama

 por caricias
busco refugio en ellos.

Siempre tan disponibles,
siempre tan tiernos.

Soñando conquisto el universo,
soñando me gano un beso.
En mis sueños soy mariposa,
soy princesa de un cuento.


En mis sueños veo el mar
y de repente soy una ola
y juego con el viento.

Entre juego y juego,
me invento un nuevo cuento.

Tal vez me convierta en un cisne 
blanco, como la nieve en invierno.
O quizá en un río de aguas
límpidas y puras,

como una vez existieron.

En otros sueños,
 convertida en gaviota,
he salido a tu encuentro,
te he buscado en el horizonte,

te he encontrado en el viento.
Desplegué mis alas
y me dejé llevar por tu silencio.

Nos besó el sol y formamos sombras
que danzaron sobre la espuma.
De repente de nuevo fui ola,
llegué a la playa
y me convertí en arena dormida.
Satisfecha, tranquila.


La muerte me llevará un día
y tendrá que arrancarme de un sueño.
No sé
si me encontrará despierta,
o si estaré dormida.

No sé si me encontrará
siendo flor,
o seré sólo un río,
un cisne blanco,
o un amanecer frío.

Talvez sea solo yo
soñando contigo.
O quizá sea solo ola
disfrutando que vivo.
Talvez te busque gaviota,
para que bailes
siendo viento, conmigo.




Derechos reservados

No sé




No sé si tengo un alma
o solo me llena un silencio
causado por los dolores
que me enmudecieron.

No sé si tengo piel,
o solo soy sentimiento.
Dolor que vuela
con el viento.

No sé si son mis ojos
los que reflejan el cielo,
o solo soy un reflejo,
que sueña con tenerlos.

No sé, si soy…
Si vengo, o voy…
Si tengo un cuerpo
o sólo soy un poco de viento.

No sé si tengo un campo,
verde como lo sueño,
o solo tengo los sueños
que nacieron.

No sé si te tengo
si te tengo, como te siento,
o solo siento, que no te tengo.

No sé..., no sé.

Derechos reservados


Sin palabras









A veces las palabras se te niegan,
simplemente se anudan
en tu hondura,
cuando es grande el sentimiento.
Cuando más quisieras dejar escrito
el pensamiento, se te escapan,
vuelan lejos de ti como el viento.
Es cuando acudes al silencio,
te dejas dormir en sus brazos 
ganado por el tiempo,
y sueñas con seguir viviendo.



Derechos reservados

9/2/08

Detrás








Detrás

No leas en mi mirada triste el mensaje falso de un espíritu caído. Detrás de mis lágrimas por el mundo, está la fortaleza que no lo deja caer vencido.
No sufras por los dolores de mi cuerpo que para mí, son duendes juguetones. Detrás de ellos me encuentro, convertida en hada, platicando con juglares, cantando con ruiseñores. Espero con calma que se vayan los señores, se cansarán de ser duendes, y abandonarán mi cuerpo estremecido. Yo quiero creer que es la brisa, y sonrío.
No sufras por la soledad de la que hablo;  para mí es música de violines. Detrás los duendes me hacen una fiesta, los elfos me abrazan etérea, y bailamos. Se escucha un bosque estremecido, por las risas del tiempo que nos contempla divertido.
Las pequeñas hadas de las flores, tocan campanitas de cristal. Los pájaros con traje de gala, las invitan a volar.
Las flores hacen un concurso de colores y  otro de perfumes, todas hacen un esfuerzo por ganar. Las mariposas, jueces multicolores, lo dirán.
 No sufras, si me ves una noche taciturna, es porque una estrella tiene un problema y me lo ha venido a contar. Me gusta escuchar sus cuitas para poderlas ayudar.
Después hacemos una fiesta sobre la mar, con sus reflejos dorados me gusta bailar. Siempre hay un delfín que me quiera acompañar y un unicornio de seda, que me ayude para regresar.
Como ves, detrás de una mirada triste, siempre hay mil historias para contar. Cuando el bullicio te canse, te invito a mi soledad. Buscaremos un campo florado para descansar, donde nos bese leve, la brisa del mar. Haremos castillos con caracolas y flores de azahar, mientras a lo lejos, nos llega el canto de algún amigo juglar.
No sufras por mí, que sé reír, que puedo bailar.
Detrás, puedo volar.




Derechos reservados

7/2/08

Perdida






Perdida


Todo frente a mí  
son sombras
y vacíos abismales.
Me encuentro perdida
entre vapores azules 

demenciales.

Con soledad 

y silencios absolutos
donde mi alma 

irremediable cae.
Busco una voz 

en mis tinieblas
que me guíe

 a la realidad 
que se me escapa.

Pero inútil y vano intento
Para mí no hay voces, 

ni calor, ni manos.
Estoy separada del mundo;
entre él y yo, 

un horizonte inalcanzable.

En este mundo mío
no hay flores, ni brisa, 

ni humanos.
Solo frío, solo frío.
Soledad y miedo, 

en este vacío inasible
donde brotan fuegos 

que me consumen.

No me abandona el frío
que abraza mi alma y el dolor

que me come las entrañas.
Solo sombras azules 

en vez de árboles,
sólo sombras azules…


Sin luna o sol;  una luz, una voz,
Algo que me muestre la salida
de este mundo que me agota

 y me sofoca
 mi alma ya cae vencida
sin encontrar una salida.

Estoy tan perdida,
siento que muero,
sin una voz con un te quiero,

 de una forma vaga y lejana.
Perdida estoy, tan sola y herida,
que la muerte sería una salida
 




Derechos reservados


Estas sombras



Estas sombras

¿Qué son, estas sombras que me persiguen?
Este miedo pegado a mi espalda,

el frío en mi piel.

¿Qué son estos delirios?
No quisiera si son ciertos,
que formen parte de mis recuerdos.
Prefiero la oscuridad, la incertidumbre.

¿Quién es mi amigo? ¿Quién mi enemigo?

Todos son rostros que no me dicen nada,
busco respuestas y no puedo encontrarlas.


Muchos nombres me persiguen,
seres sin rostro que en mi viven.

Necesito luz en mis ideas.
Alguien que me diga ahí afuera,

lo que por dentro de mí, no queda.

Sólo tengo este miedo que no me deja
y esta silenciosa soledad
que mantiene aprisionado mis ideas.
Me hacen sufrir mis recuerdos que no llegan
y la angustia que encontró acomodo
en mi pecho, dominando por completo.


Necesito saber a quien quiero,
¿alguien me quiere?
Quiero de mi corazón la certeza 

para acompañar las palabras
que me dicen su razón.

Pero por más que lo intento,
no hacen eco en mi pobre corazón.

Estas sombras no me dejan,
cada vez son más densas.
Me pierdo en esta oscuridad inmensa,

 me encuentro inmersa 
en una marea de miedo y dolor.



Derechos reservados

Mis regiones oscuras








Mis regiones oscuras


Hay en mi mente regiones oscuras,
donde por más que quiero, no llego.

Hay ausencia de recuerdos,
que se me escapan como un juego.

Sé que quise, sé que quiero.

¿Pero, a quien?
¡Dios! no me acuerdo.

A veces el tiempo se me pierde
en una oscuridad de miedo.

No sé si riendo voy, o llorando vuelvo.

La oscuridad me causa miedo
y ahora en mi mente la llevo.
¿Será que me ganará
hasta tenerme por completo?

Son mis regiones oscuras,

mi vida, de la que no me acuerdo.
Pero forman fantasmas,
que me causan miedo.

¡Qué absurdo!
A mis regiones oscuras les temo.

A veces quisiera entrar, 
pero me detengo.
No sé, a que más le temo.

Si a mis regiones oscuras,
o al vacío, de ellas que llevo.

Dime vida.
¿Por qué me haces esto?
Sin esas regiones
que mantienes a oscuras,
nada soy, nada tengo.


Me condenas al destierro
de mis propios pensamientos.
Quiero saber quien soy,

a donde voy y como llego.

Derechos reservados


6/2/08

Mundo pequeñito


 



Mundo pequeñito donde habita el alma mía. Mundo pequeñito,  no encuentro un camino de salida donde me guíen, dos manos extendidas. Tiene mares con espuma formada por cristales de melancolía. Es su luna, el final de un túnel sin salida. Y en su cielo, en vez de estrellas, brillan las lágrimas mías.
Mundo pequeñito, sin pájaros en vuelo. Un solo colibrí, cambiaría esta soledad de hielo. Mi alma vaga sobre su suavidad de terciopelo, busca un rayo de sol, que le de calor y consuelo.
¿Cómo pudiste mundo mío, volverte tan estrecho? que el alma mía, no encuentra rostros conocidos, que vivan en mi recuerdo.
El viento me trae murmullos de voces y nombres, pero mi garganta se ha apagado y no responde. Quieren saber lo que mi alma esconde, pero eso, es solo dolor, no es para darlo al hombre. ¿Por qué les molesta mi imagen callada? cuando por tanto tiempo, trataron de silenciarla. Hoy, mundo pequeñito, soy lo que quisieron. Solo escucho y no digo nada. Lo que traigo adentro, es jaula cerrada.
Si quieren saber lo que pienso; busquen en el cielo, en el agua salada, en sus espumas bordadas. En los días que pasaron, sin que me dijeran nada. En los momentos, en que los llamaba, y nunca contestaban. En el viento, en el río, en mis sueños que escapan. En mis versos que cuelgan de las ramas de los árboles, que su verdad esconden. En mis amigos, que no responden, los he perdido, y no sé dónde. Sus voces están como la mía, calladas; las busco cada madrugada.
Mundo pequeñito, solo tengo una lámpara con la luz de los que aun pronuncian mi nombre. Me recuerdan que también tengo alas, me piden que vuele, pero están tan lastimadas, que no las muevo, por lo que duele.
Me quedo en silencio, mundo pequeñito, esperando que el día mejore. Cuando el dolor se aleje.
 

Derechos reservados

1/2/08

El tiempo





El tiempo, ese señor tan cierto me lleva como un río revuelto. Un momento parece que vuelo, en otro  me revuelca en el cieno, en la oscuridad y destierro. Templando mi espíritu, aumentando mis ganas de seguir viviendo, buscando motivos para poder hacerlo. Jugamos, reímos, le ponemos más estrellas al cielo y con su luz, inventamos un velero. Surcamos los mares como viento nuevo. En ráfagas refrescantes ponemos amor en cada ola, en cada caracola, en la espuma, en la brisa que juguetea con mi pelo.
Mi amigo el tiempo, me dejará en un día incierto, cuando llegue el ocaso. Como le llega a todo en su momento.
Amigo, que yo esté riendo.



Derechos reservados

31/1/08

Despacito







Despacito

Te amaré despacio como llegan a las playas las olas tranquilas del mar. Te tocaré despacito, muy despacito, con suaves caricias que de lentas y leves, tu ser se inflame  con ansias de amar. Me apoderaré de tus ojos, será mía tu boca. Con besos lentos y suaves te haré disfrutar de un éxtasis profundo como un torrente en el mar.
Serán mis manos como mariposas que vuelan hasta donde tú estás, para quemarse en los juegos de pasiones que han de despertar. Te amaré y me entregaré de la misma manera, como la arena lo hace con las olas del mar. Siempre juntos, vienen y van.
Despacito, muy despacito, disfrutando el momento, nuestros cuerpos se unirán en un apretado abrazo pleno de felicidad. Nos olvidaremos de cualquier cosa que no sea amar. Despacito… despacito…como las olas tranquilas del mar.


Derechos reservados